TRIBILITÍN


En el molino vivían un molinero y su hija, que era una niña hermosísima.

Una vez acertó a pasar por allí el Rey, que iba de caza y paró en el molino a beber agua. Por cortesía le preguntó al molinero por sus negocios y por su familia. El molinero, que quería a su hija de un modo extraordinario, hablando de sus virtudes, dijo:

-No podría explicaros todo lo que vale esta hija mía. Su habilidad es tan grande además, que cuando hila, todo lo que pone en su rueca se convierte en oro puro.

El monarca, que era un joven algo ambicioso, se sorprendió mucho al oír esto.

¡Si que sería negocio una joven con ese mérito!

Probaré a ver si es cierto lo que dice el viejo, y si la niña convierte en oro todo lo que hila, mis arcas estarán siempre llenas, pensó el Rey. Y le dijo al viejo:

-Si eso es verdad, la chica merece vivir en un palacio y no en un molino, llevadla mañana a mi castillo, y la someteré a una prueba.

Cuando el Rey se fue y el molinero contó esta conversación a su hija, la niña se echó a llorar.

-¡Pero papá, tú sabes que yo no hago eso! Cuando el Rey se dé cuenta del engaño, se enfadará mucho con nosotros.

-Ya no hay remedio -repuso el molinero-. Iremos mañana a palacio, y que sea lo que Dios quiera.

A la mañana siguiente, el Rey les recibió de muy buen humor. Luego mandó encerrar a la niña en un rico aposento en el que había una rueca para hilar y un montón de paja.

-Espero que conviertas en oro toda esta paja -le dijo el Rey-. Ponte a trabajar, y acaba cuanto antes. Si no lo consigues, haré que te encierren en un oscuro calabozo.

La niña, cuando se vio sola, lloró desconsoladamente. De pronto, oyó una voz junto a ella:

-¿Por qué lloras así, hermosa joven? -decía-. ¿Qué te tiene tan preocupada?

Era un gracioso enanito de larga barba. Llevaba un picudo gorro rojo, y unos zuequitos de madera tallada ricamente.

-Mi padre le ha dicho al Rey que cuando hilo todo lo convierto en oro, y el Rey espera que transforme este montón de paja  en el precioso metal.

-¡No te preocupes por eso! -dijo el enanito-. Yo puedo hacer lo que dices, pero ¿qué me darás a cambio?

-¡Te daré este collar de perlas! -dijo la niña.

El enano se puso a hilar con la paja,  y la volvió oro del más puro. Luego tomó el collar de perlas, dio un saltito en el aire y desapareció.

Cuando a la mañana siguiente el Rey vio aquella riqueza se quedó casi sin habla. Invitó a la niña a una rica comida y la trató con mucha delicadeza. Pero, por la tarde, la condujo a un cuarto muy grande, en el que había un montón de paja mucho mayor que el anterior, y le dijo:

-Te ruego que hagas lo mismo con toda esta paja.

-¡Pero majestad , yo...!

-replicó la niña.

-¡Si no lo haces, te mandaré encerrar! -dijo el Rey.

La niña, una vez sola, se echó a llorar.

-¿Quién me ayudará ahora? ¡Oh, Dios mío, no quiero pasar el resto de mi vida en un calabozo!

Nuevamente apareció ante ella el enanito.

-¿Por qué razón lloras así, hermosa joven?

-El Rey quiere que transforme toda esta paja en oro, y no sé cómo hacerlo.

-No te preocupes, yo lo haré por ti -dijo el enanito-, pero, ¿qué me darás a cambio?

-Te daré este precioso anillo -le dijo la niña.

El enano se puso a la tarea, y a la media noche había hilado y convertido en oro toda la paja. Tomó el anillo de la mano de la niña, dio un salto y desapareció en el aire.

El Rey, al día siguiente, no cabía en sí de gozo. Agasajó y honró a la niña durante todo el día, y ofreció bailes en su honor. Pero al atardecer, la llevó a un cuarto más lujoso que los anteriores, en el que había también una rueca y un montón de paja inmenso.

-Este es el último favor que te pido -le dijo el Rey-. Convierte toda esta paja en oro, te lo ruego.

Pero si te niegas, te encerraré.

La niña, ante toda aquella paja, lloraba amargamente. Volvió a aparecer ante ella el enanito.

-¿Por qué lloras ahora, hermosa joven?

-El Rey quiere que transforme todo este montón de paja en oro. ¡No sé hacerlo!

-No te apures, yo lo haré por ti -contestó el enano-, pero, ¿qué me darás a cambio?

-Ya no me queda nada que darte -exclamó la niña, y volvió a llorar.

Te ayudaré a pesar de todo, siempre que me prometas una cosa.

-¿Qué puedo prometerte?

-Que, si llegas a ser reina, tu primer hijo será para mí -replicó el enano.

La niña, hija de un molinero, no pensaba ser reina nunca, así que se decidió fácilmente.

-Te lo prometo -dijo al hombrecillo.

El enano trabajó hasta muy tarde. Al amanecer, había acabado su tarea.

Como las otras veces, dio un salto y desapareció.

El Rey, cuando vio todo aquel oro, se sintió el más feliz de los mortales, y pidió la mano de la niña que tan rico le había hecho.

-Acepto casarme con Vos -dijo ella-, si me prometéis que nunca más tendré que convertir nada en oro.

El monarca estuvo de acuerdo, pues ya era suficiente rico, y se había enamorado en serio de la joven.

Se celebraron las bodas  y al año los esposos tuvieron un hermoso hijo. La Reina era tan feliz que no recordaba la promesa que había hecho. Hasta que, un día, se presentó ante ella el anano.

-¡Hola! -dijo-. Vengo a por tu hijo, pues tú me prometiste dármelo y yo necesito un servidor.

¡Te ruego que me lo dejes! -suplicó la Reina-.

Me moriría sin él. Puedo darte todas las riquezas que quieras, pero déjame a mi hijo.

Lloró y suplicó tanto, que el enano decidió darle una oportunidad.

-Vendré a verte tres noches un rato. Si durante esas tres visitas averiguas mi nombre, no me llevaré al niño.

Para la primera visita, la Reina apuntó todos los nombres que sabía, y se los recitó al enano, que siempre contestaba:

-¡No es ese, no es ese mi nombre! ¡Je, je, je!

Para la segunda visita, consultó libros, diccionarios y antiguos manuscritos. Pero no tuvo mejor suerte.

¡No es ese mi nombre! -le contestaba siempre el enano.

La reina estaba muy afligida. Ya sólo le quedaba una oportunidad, y no sabía qué hacer para adivinar el nombre del enano. 

Le contó el grave problema a un paje que tenía que le era muy fiel y servicial

-No os preocupéis, majestad -dijo el paje-. Yo trataré de enterarme de su nombre.

El joven paje, montó en un brioso corcel, salió del castillo a todo trote, y no regresó hasta la mañana siguiente. Entonces fue a ver a la Reina y le contó lo siguiente:

-He cabalgado toda la noche por el bosque de los magos. Cuando dieron las doce, vi junto a una hoguera a un enanito con gorro rojo que cantaba:

"Mañana, titilutín, el príncipe será mío, y de la Reina el asombro sin duda no tendrá fin, cuando sepa que me llamo el mago Tribilitín".

La Reina se puso contentísima al oír todo esto, y premió generosamente a su fiel paje. Luego esperó la tercera visita del enano.

-Te llamas... Rodolfo -le dijo.

¡No es ese, no es ese mi nombre! ¡Ji, ji, ji!

-¿Acaso te llamas Conrado? -preguntó la Reina, despistando al enano.

-¡No,no! ¡Frío, frío! 

¡Entonces, será que te llamas Tribilitín! -exclamó de repente la joven madre.

En enano quedó paralizado por el asombro. Después, terriblemente enfadado, gritó:

-¡Una bruja te lo ha dicho, una bruja te lo ha dicho! ¡Maldita sea!

Dio una patada contra el suelo con tanta rabia, que hizo un agujero y se cayó en él.

Desde entonces, la Reina vivió tranquila y feliz con su hijo y su marido, sin que nunca más la molestase el enanito perverso.


Hermanos Grimm


Comentarios: 15
  • #15

    Spidergame programe (miércoles, 02 noviembre 2016 18:25)

    Seguirme todos en YouTube subo vídeos de minecraft y más cosas suscribíos Porfa si jugáis minecraft eso sí pero bueno

    Posdata: suscribíos y apoyarme y suscribíos pero no os obligó pero si jugáis minecraft mucho mejor adiós gamers

  • #14

    CAMILO (viernes, 01 julio 2016 18:21)

    QUIERO DESCARGAR UN JUEGO

  • #13

    Jose García (miércoles, 29 junio 2016 00:38)

    Jgarciab-20@hotmail.com

  • #12

    lui (jueves, 14 abril 2016 15:11)

    Es muy bonito leer cuento y súper esta pajina me gusta leer

  • #11

    natachki (martes, 05 abril 2016 00:40)

    a i no saben algo que qren yo lo leei 10 veses esque la verdad esta
    vien padre es enserio yo soy soy una niña loesquibri

  • #10

    karlita (martes, 24 noviembre 2015 23:29)

    a mi megusta bastante este cuento

  • #9

    mich (lunes, 16 noviembre 2015 22:15)

    Enserio esta muy padre felicidades hermanos pero no es el cuento mas padre pero si mejor que otros

  • #8

    fhjfeawfgk (sábado, 26 septiembre 2015 20:07)

    gjjhngmu8bh,khj<cligbmokmh

  • #7

    sandra (martes, 22 septiembre 2015 22:16)

    aydgasuydfgweyd7wbfjjgdhjfdhkvbnhmkdfxnfjgrhdjskfdskadshdedudfhfdsalioaasdghyuhgfsdhafjsgdhfedyhfsjkfhrjrkrejkfirufresferadjiaosalkasidhrefuerfhriusdjkdjfkdjssfhjsdfjsdfhjshjshjsfyrfasjklñññññññññdkhjf

  • #6

    enoc (miércoles, 27 mayo 2015 03:42)

    Creo q era Rumpelstiltskin xD

  • #5

    caca (miércoles, 06 mayo 2015 15:57)

    Pragnd4ubfrij

  • #4

    noa (miércoles, 14 enero 2015 22:21)

    Me gustó muchoooo

  • #3

    no importa como me llamo (viernes, 21 noviembre 2014 13:17)

    Paso de leerlo
    Demasiado rollo

  • #2

    katherina stefan damon elena.... (lunes, 20 octubre 2014 01:12)

    demaciado largo para yo leerlo....:( pues..... que pena
    MIRA TAL LOYDA A QUIEN LE IMPORATA SI TE GUSTO ONO OK..

  • #1

    loyda (martes, 14 octubre 2014 19:38)

    me encanto