LA TORMENTA BLANCA

Iñaki y Olga estaban cenando leche con cereales.

-¡Puaj! ¡Esta leche tiene nata!

-protesto Olga.

¡Hummm... ¿Conocéis la historia del Mar de Leche Blanca?-

preguntó el abuelo a Iñaki y Olga.

-¡No! ¡Cuéntanosla, por favor, abuelo! -le pidieron ellos.

-En el reino del Mar de Leche Blanca

-empezó a contar el abuelo-, la princesa Olga tenía

que elegir entre Iñaki e Ignacio, los dos príncipes del 

reino del Requesón...

Iñaki e Iganacio eran hermanos gemelos.

Eran igual de altos, igual de listos, igual de guapos...

Solo los distinguia un detalle:

Iganacio tenía unas manos normales y corrientes,

pero Iñaki las tenía grandes, muy grandes, grandríiiiisimas.

La princesa Olga enseguida lo tuvo claro:

elegiría al hermano con las manos normales.

Pero antes de comunicarles la decisión, la princesa Olga

quiso dar un paseo en barco con los dos príncipes para 

conocerlos mejor.

De pronto, el Mar de Leche Blanca cambió de humor.....

Sus olas crecieron tanto que el barco naufragó....

¡y los príncipes y la princesa tuvieron que saltar por la borda!

Los principes y la princesa empezaron a nadar,

pero la costa estaba muy, muuuy lejos.

-Estoy tan cansado que prefiero hundirme ya...

-gimió Ignacio.

-¡No debemos darnos por vencidos! -gritó Iñaki-.

¡Hay que seguir nadando!

Iñaki empezó a mover con fuerza sus grandes manos.

y siguió moviéeeendolas y movieeedolas mientras Ignacio

y la princesa Olga, rendidos, flotaban agarrados a un tabón del barco.

-¡Aguanta, hermanito! ¡Aguantad, princesa!

¡Yo os salvaré! -gritaba Iñaki sin parar de mover la manos.

Pasaron las horas e Iñaki seguía moviendo y moviendo sus grandes manos

como si fuera una batidora.

De pronto, Ignacio y la princesa Olga se dieron cuenta de que flotaban mucho

más....

¡Algo estaba pasándole al mar!

Después de tanto tiempo moviendo las manos, 

¡Iñaki había convertido el Mar de Leche Blanca en un Mar

de Nata Montada por el que se podía andar tranquilamente!

¡Se habían salvado!

Ya en su palacio, la princesa Olga cambió de opinión:

-Si Iñaki no hubiera convertido la leche en nata, ¡nos habríamos

ahogado en el Mar de leche Blanca!

Y es que la verdadera diferencia entre los dos hermanos no eran

sus manos...-terminó de contar el abuelo-, ¡sino su valor!

Comentarios: 11
  • #11

    y (domingo, 17 julio 2016 22:47)

    Es un poco rollo porque es mini y porque va de príncipes y princesas

  • #10

    irina (martes, 05 abril 2016 03:51)

    el fin de la iagen esta bueno y linsoc :

  • #9

    ?????? (domingo, 13 marzo 2016 02:11)

    No maria jose guarin

  • #8

    maria jose guarin (martes, 10 noviembre 2015)

    por favor dentren por medellin

  • #7

    jazmin (martes, 02 junio 2015 06:16)

    la berdad me fasino el cuento para ber cuando su ben otro cuento a unque ay partes que no me gustan la berdad ay partes muy tristes chao grasias me encanto mucho el cuento

  • #6

    Ale (domingo, 12 abril 2015 00:12)

    muy feo yde bebes wisjsak

  • #5

    nana (jueves, 11 diciembre 2014 20:27)

    me gusto el principio y el final pero no el nudo

  • #4

    lola (jueves, 20 noviembre 2014 01:44)

    me hizo llorar porque la experiensa no era en las manos sino en el valor que ninguno tuvo al momento de desotar la agua no se por que dicen que es aburrido es de lo mejor

  • #3

    kiubo (martes, 18 noviembre 2014 00:02)

    Que cuento tan es tupido y tonto cuento yjueputa

  • #2

    monica (lunes, 28 julio 2014 00:58)

    ingmonicayepez@hotmail.com

  • #1

    Bob (jueves, 23 enero 2014 12:06)

    odio esta libro