LAS COLIFLORES GIGANTES


El pequeño Zumbón estaba harto de levantarse todos

los días muerto de hambre.

En la época de los mamuts, los tigres de sable y los

grandes bosques de coliflores locas,

Zumbón y su tribu lo pasaban fatal...

Zumbón era hijo del mago Zumbao, y los dos

pertenecían a los zumbones, una tribu con muchos problemas...

Cazar mamuts era dificilísimo,

¡y no digamos defenderse de los tigres de sable!

Y luego estaban los bosques de coliflores locas, los más raros

que han existido jamás.

¡Sus árboles eran tan caprichosos que cada día se volvían del

color que les daba la gana!

Además, los árboles de coliflores locas se llevaban fatal

unos con otros...

Una mañana, los árboles de coliflores locas se llenaron de peces, 

pero en cuanto los zumbones fueron a cogerlos...¡zas!,

los peces desaparecieron.

-Papá, tú que eres mago, ¿no puedes obligar a los árboles a 

portarse bien? -preguntó Zumbón.

-No debemos cambiar la naturaleza -contestó Zumbao.

Al día siguiente, Zumbón y su padre tenían más hambre que nunca.

Esta vez, de los árboles de coliflores locas colgaban frutas con una

pinta estupenda. Pero justo cuando Zumbao fue a coger una gran piña... ¡ZAS!,

todas las frutas desaparecieron.

¡Que rabia!

De pronto, ¡donde había frutas aparecieron cucharas tenedores y cuchillos!

¿Para qué servirán estos palos brillantes?, se preguntó Zumbón, extrañado.

Y como a los árboles de coliflores locas les encantaba fastidiar, ¡empezaron a

lanzar cubiertos por todas partes!

Una gran espumadera aterrizó en la cabeza de Zumbao.

¡Los árboles de coliflores locas no sabían lo peligroso

que era enfadae a un mago hambriento!

-¡Basta! -gritó Zumbao, colorado de rabía, y lanzó un 

poderoso conjuro.

Al fin y al cabo, ¡para eso era mago!

Cuando empezaron a salir estrellas de las manos del mago,

¡los árboles de coliflores locas se pusieron blancos de miedo!

Zumbao les gritó, enfadadísimo:

-A partir de hoy seréis solo... ¡coliflores!

De repente, los árboles se volvieron pequeñitos y se juntaron entre sí.


-¿Estas coliflores se podrán comer?

-preguntó Zumbón a su padre.

-¡Pues claro! -contestó el mago.

Y desde aquel día...

¡la tribu de los zumbones nunca más volvió a pasar hambre!

Comentarios: 7
  • #7

    Angela (lunes, 23 mayo 2016 02:17)

    Coooool me gusto el libr

  • #6

    juan (lunes, 25 abril 2016 01:46)

    Juan Luis montes de la torre eres un flojo esta corto el cuento

  • #5

    Joshua moreno (lunes, 14 diciembre 2015 21:20)

    Esta muy bonito este cuento y este si esta muy largo y hermoso hasta me hizo chillar de emocion y de sorpresa

  • #4

    Juan Luis montes de la torre (jueves, 16 julio 2015 17:21)

    El cuento esta muy largo

  • #3

    Máximo ramirez (martes, 09 junio 2015 16:47)

    Muy lindo cuento!! Me gusto mucho. Maximo

  • #2

    kkkkjjjjnhjkkkiiikkjujjjieieieeejjejddjjjsjsjjxjjssmdkdkdddedxdkiddidjdjxdjjd (sábado, 14 marzo 2015 23:06)

    Ddskdidksmssm xjreiiwdidjdieekkkwkkeeekeeoeoeeposolskowkwwl,eeleleloekskeekkeeekekekekekekekekekek3kkekekdksKKSKKDKDKDLDLDLD+××÷=5_€(¥£¥₩₩)(
    ★☆★■☆★☆}♡★★★☆☆☆★★{★♡♡{><<■¤☆☆☆☆☆>☆《☆☆☆☆☆

  • #1

    martin (lunes, 28 abril 2014 22:57)

    bueno el cuento