Los dinosaurios tragones

-¡Jo, no quiero merendar fruta!

-protestó Lily.

-Ah, ¿no? Pues a ver si te va a pasar como a los dinosaurios...

-dijo papá.

-¡Cuéntanos por qué desaparecieron los dinosaurios, papá! -le pidió Kiko.

-La culpa la tuvo la comida...

-empezó a contar papá con voz de misterio.

En aquella época, los dulces formaban parte del paisaje.

Había flores de gominolas, ríos de refrescos, montañas de algodón dulce,

árboles de caramelos rojos, azules, verdes, amarillos, naranjas....

Los dinosaurios pequeños comían mucho, y los dinosaurios enormes comían

muchísimo. Solo tenían que decidir si comían hojas, frutas y carne o se

zampaban los montones de chuches que había por todas partes.

Entonces, de repente, ¡los dinosaurios desaparecieron!

-¿Por qué? -preguntaron Lily y Kilo a la vez.

-Unos dicen que comieron tanto, tanto, y se hicieron tan, tan enormes....

¡que no podían correr ni jugar! -contestó papá-.

Como pesaban tanto, tampoco podían nadar, y cuando un año llovió más

de lo normal, la Tierra se inundó y .... ¡se ahogaron todos!

Otros dicen que en Marte no había nada para comer -continuó papá-. Entonces,

unos marcianos gigantes vinieron a la Tierra, se encontraron a los dinosaurios..

¡y se los zamparon a todos! Para ellos fue como comer pipas.

Otros piensan que hubo una invasión de ratas gordísimas, y estas ratas gordísimas

no comían chuches... ¡sino huevos de dinosaurios!

Por culpa de las ratas gordísimas no nacieron mas bebés, y así, los dinosaurios

desaparecieron para siempre...

Otros creen que los dinosaurios comían de un árbol que daba palomitas 

-siguió contanto papá-. Pero como eran tan glotones, un día se las comieron

crudas y, con el calor de sus estómagos, ¡las palomitas les explotaron dentro

y acabaron con todos los dinosaurios a la vez! ¡¡¡booommmm!!!

Y otros dicen que, como solo comían chuches, ¡se les cayeron los dientes!

Cuando quisieron comer cosas más sanas, ya era tarde... Sin dientes, los

carnívoros no podían comer carne, los herbívoros no podían comer hojas...

¡y todos se extinguieron!

-¡Uaauuu, que historia más chula! -exclamó Lily, comiéndose la fruta de la

merienda sin rechistar.

-¡Sí, ha sido genial! -añadió Kilo-. Si prometemos no comer muchas chuches....,

¿nos la vuelves a contar, papá?

Comentarios: 11
  • #11

    amaral tigselema (domingo, 28 agosto 2016 01:46)

    muchas gracias este cuento le sirvió demasiado a mi hermanito que tiene 8 años muchas muchas grasia

  • #10

    tiranosaurio res (miércoles, 06 enero 2016 18:51)

    a




  • #9

    eme (lunes, 04 enero 2016 23:05)

    Esta súper ♥♥♥

  • #8

    Pablo (domingo, 08 marzo 2015 23:04)

    Esta bonito lindo y un poco largo

  • #7

    natali (lunes, 02 febrero 2015 20:31)

    esta chido el cuento

  • #6

    CLEBER (domingo, 28 septiembre 2014 01:50)

    EL CUENTO ME ISO CAGAR

  • #5

    alejandro (jueves, 11 septiembre 2014 20:16)

    ese cuento esta rechula me dio mucha ambre pero muchisima muuchisimaa

  • #4

    carla (jueves, 11 septiembre 2014 01:28)

    me divertio

  • #3

    martin (lunes, 28 abril 2014 23:15)

    este cuento esta re chula uuuuuuuuuuuu tengo hambre y mucha

  • #2

    one direction (miércoles, 12 marzo 2014 21:23)

    este cuento esta re chula uuuuuuuuuuuu tengo hambre

  • #1

    kim (martes, 18 febrero 2014 01:14)

    My bonito.Ademas me do ambre. Imajnate in mundo asi estaria chido