LA AUTOCARABANA

La familia Conejo se va de vacaciones en la autocarabana, quieren salir pronto, esta misma mañana.

Ya han cargado casi todo el equipaje: ¡Vamos, niños! ¿Acaso no queréis empezar el viaje?.

Durante el trayecto se hace una pequeña parada en una bonita ciudad amurallada.

Papá quiere sacar unas fotos del monumento de la plaza, pero nos conejitos quieren llegar pronto a la playa.

Aunque ya se ve el mar, tardarán un rato en llegar.

Los conejitos tienen hambre y se empiezan a quejar. ¡Mejor merendamos y les hacemos callar!

¡Por fin hemos llegado! ¡Vamos, démonos un baño!

¿Que haces, mamá?  Voy al mercado.

¿Y tu papá? Tengo que reparar el motor averiado.

¡Que bonitas vacaciones! No paramos de jugar, respiramos aire puro y, por la noche, la autocarabana se convierte en nuestro hogar.

Las vacaciones se han acabado.

En el camino de vuelta a casa, los niños duermen, papá conduce la autocarabana y mamá filma a través de la ventana.