EL LEÓN COBARDE

Este es Cordelio, un león que se cree un cordero, aunque como veis, de cordero no tiene nada. A pesar de ello, no consigue creer que es un león.

Cordelio es así porque la cigueña cometió una equivocación cuando él nació. Aquella noche ella estaba entregando corderitos para las mamas ovejas.

Cuando llegó donde dormía el rebaño, la cigüeña abrió el envoltorio en que estaban los corderitos y dijo: ¡Pronto! Cada uno busque la oveja que más le guste para mamá.

Los cordetitos se fueron y sobró uno. La cigueña, atónita al ver un leoncito, exclamó:

¡Qué horror! Me parece que me he equivocado. La cigüeña consultó su cuaderno de notas y comprendió  lo que había pasado:

¡Claro! Doña Leona Leoncia me encargó su hijito. Voy a llevárselo.

Pero a Cordelio ya le había adoptado una oveja. La cigüeña quiso explicar que había una equivocación en el servicio de entrega, pero no convenció a la oveja. La cigüeña insistió. La oveja se enfadó y embistió al mensajero. Entonces la cigüeña se fue, diciendo: "Ya que insiste, quédese con él".

Y así fue como Cordelio se quedó en el rebaño. Los demás corderitos le hacían burla. El no sabía embestir y por eso perdía las peleas cuando jugaban.

Siempre terminaba con un ojo morado. Y una vez, mirándose en el agua del lago, pensó:

"Soy un completo cobarde. Hasta soy amarillo de tan cobarde, y estoy muy triste por no saber embestir"

Pasó el tiempo y todos los corderos crecieron. Cordelio también creció. Era el mayor "carnero" del mundo. Su madre estaba muy orgullosa, pero al rebaño le extrañaba que no supiese decir "bee"

Las bromas de los carneros contra él continuaban. Era víctima de todos los golpes. Los demás se reían y Cordelio no sabía qué hacer.

Una noche, cuando el rebaño estaba dormido, Cordelio se despertó asustado. Había oído un ruido horrible. Su madre seguía dormida y él temblaba de miedo.

No había duda. Era un lobo hambriento que se acercaba. Cordelio estaba aterrorizado. Saltó detrás de su madre, intentando esconderse de la fiera.

El lobo ni reparó en Cordelio. Lo que hizo fue perseguir a su madre. La oveja gritó a su hijo:

¡Socorro, Cordelio! ¡El lobo me va a devorar!

En aquel momento, al ver a su madre en peligro, algo despertó dentro de Cordelio. De pronto, era un león furioso persiguiendo a un lobo. El lobo corriendo tras la oveja y el león tras el lobo llegaron al borde de un abismo. Cordelio rugió y el lobo se dio tal susto que cayó por el barranco.

Después de aquello, nadie volvió a burlarse de Cordelio. Se convirtió en el héroe del rebaño. Era el "carnero" más valiente del mundo. Y desde entonces, Cordelio se sintió muy feliz. 

La única preocupación de Cordelio era que el lobo no tuviese qué comer. Pero su madre le dijo: "No te preocupes, ha caído en la rama de un árbol y puede hartarse de comer pajaritos".


The Walt Disney Company

Comentarios: 0